19th Ave New York, NY 95822, USA

Atraer y retener a la Generación Y (Millenians)

Por Constanza Geraci, Selectora de SESA Select. La búsqueda y selección de personal es una tarea que ha ido cambiando a lo largo de los últimos años, muchas veces influenciada por entornos políticos y económicos fluctuantes. El mercado laboral y los candidatos tampoco son los mismos.

Hoy en día encontramos que nuestros jóvenes candidatos de la Generación Y ya no son los de antaño e intentar comprenderlos desde nuestros propios valores y creencias es una ardua tarea.

En general se trata de adolescentes y jóvenes adultos que crecieron y avanzaron al ritmo de las nuevas tecnologías y no conciben el mundo sin ellas. Sus primeros años de vida transcurrieron en el seno de hogares que pudieron brindarles educación, cariño y una infancia relativamente acomodada. Sus padres los criaron con libertad y autonomía y les brindaron la posibilidad de estudiar y capacitarse.

Ellos vieron el esfuerzo de sus padres y vivenciaron las repetidas crisis económicas del país, que en muchos casos dejó como secuela el despido o el derrumbe del negocio familiar.

En muchos casos continúan viviendo en la casa paterna, dado que independizarse es cada vez más difícil desde el punto de vista económico en un mercado laboral cuyos sueldos no crecen al ritmo de la inflación y donde la canasta familiar se incrementa diariamente

Por otro lado, la vida laboral ya no ocupa el eje central de la vida de estos jóvenes, ellos aprendieron a realizar un saludable equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Además el concepto de lealtad y compromiso para con los empleadores es distinto al que tuvieron sus padres. Cuando abandonan un puesto de trabajo es en búsqueda de mejores condiciones sin pensarlo como un acto desleal. Estos jóvenes tienen conocimiento de que para las empresas es muy difícil asegurar la estabilidad laboral.

Ante este panorama surgen nuevas estrategias y nuevas prácticas que las áreas de recursos humanos y las consultoras debemos poner en práctica.

Muchas veces se escuchan fuertes críticas a esta nueva generación: no se comprometen, no son leales, no cumplen horarios, etc. Es que para estos jóvenes el mundo actual no es el mismo que vivieron sus padres o sus abuelos. Para ellos no se trata de cumplir con normas u organigramas, a ellos los moviliza poder trabajar por objetivos de manera autónoma y creativa.

Por esta razón nuestros métodos de selección deberán ser cada vez más atractivos para que los candidatos puedan vislumbrar que se trata de empresas flexibles y creativas.

Dinamizar la tarea de reclutamiento a través de páginas web ágiles y “amigables”, incluir otras tecnologías como el teléfono celular y las redes sociales como Facebook o Linkedin.

Otro factor importante será agilizar el proceso de selección que en muchos casos lleva semanas o meses. Es importante comprender que estos jóvenes viven al ritmo de las tecnologías y requieren respuestas rápidas y precisas. Cuando no la obtienen sencillamente buscan otras oportunidades que satisfagan sus necesidades.

Por otro lado será importante que sus empleadores puedan ver en esta nueva generación una oportunidad de cambio y mejora ya que estos jóvenes puedan aportar su creatividad y su formación tecnológica en estos tiempos de crisis y cambios permanentes.

Luego estos cambios en la forma de reclutamiento deberán ser acompañados por estrategias de retención de talentos que sean realmente atractivas. Muchas empresas están implementando estos cambios de manera exitosa: horarios de trabajo flexible, evaluación por objetivos, trabajos free-lance o reclutamientos a través de redes sociales.

Sin embargo, todavía quedan muchas organizaciones donde los jóvenes son excluidos y prejuzgados. Es allí donde reside el primer gran reto para las personas que trabajamos en recursos humanos: poder mediar y negociar entre ambas partes para que puedan a compartir un idioma en común y dialoguen en pos de lograr un objetivo común.

Fuente: Clarín